lunes, 3 de agosto de 2009

Las pieles

La gente se aprieta contra las paredes. No entiendo cómo no se asfixian contra sus barricadas de piel. El aire viene de arriba; es sólo el aire y la paciencia lo que hace que no explote. No es bueno enojarse, es casi una estupidez, causa arrugas, no quiero terminar envejeciendo porque la mayoría de las personas adoren auto denigrarse y me toquen mientras lo hacen. Odio el olor de otras personas, odio cómo uno pierde sensibilidad en las multitudes y no le queda de otra que seguir aplastado, sin saberlo. Si tan solo el suelo se moviera más rápido, tendría mejores cosas que decir, menos cosas que decir. El aire viene de arriba y yo aprovecho que está frío, pues podría ser peor, podría estar cerca de las paredes y tal vez el suelo deje de moverse. Podría estar atrapada….

1 comentario:

-MaR- dijo...

Inevitablemente, desde la primera línea, pienso en el Metro de Caracas y en su manera de desgastarnos la vida cada minuto que pasamos dentro de él!
El aire viene de arriba... A veces es solo vapor.
Saludos, Katrina.