jueves, 22 de octubre de 2009

Uno de tantos silencios

Para entonces no quedaba nada,
Sólo ganas de quedarse
De esas que inmovilizan por puro masoquismo.
Mil intentos de poemas,
De conversaciones.
Mil recuerdos que no sucedieron,
Uno tras otro …
“Si hubiera…”
Puras ganas que no existen.

3 comentarios:

Dan! dijo...

Y las ganas de quedarse, oh, se convierten tan absurdas como nuestra esperanza.

Oh, si.

Dark Lynx dijo...

leerte... llama al silencio de mi alma dormida

Ramiro dijo...

la cosa mas rara seras... pero no por eso la unica entre las cosa mas rara.

:)